...

Por qué necesitas una cultura de crecimiento

Por qué necesitas una cultura de crecimiento

Cultura de crecimiento

A El SECRETO del éxito a lo largo de la vida es estar siempre en modo de aprendizaje, tanto a nivel personal como organizacional. Culturas de crecimientoMary Murphy contrasta una cultura de crecimiento con su mentalidad de crecimiento y la mentalidad fija de una cultura de genio. Estas mentalidades existen en un continuo. No tenemos solo una u otra. No somos estáticos. Con frecuencia cambiamos de una a otra dependiendo de lo que estemos experimentando.

En lugar de preguntarnos si una persona tiene una mentalidad fija o de crecimiento, la pregunta que deberíamos hacernos es: “¿Cuándo tienes una mentalidad fija y cuándo tienes una mentalidad de crecimiento?”

Al intentar evaluar los puntos de vista de las personas, las organizaciones a menudo terminan poniendo un enfoque excesivo en lo que los empleados aportan y no lo suficiente en cómo se construye esa mesa.

Con demasiada frecuencia, etiquetamos a las personas como una u otra sin tener en cuenta el contexto y la cultura que crea y mantiene una mentalidad particular. “La cultura que nos rodea es una de las más grande Influencias en nuestras creencias, motivaciones y comportamiento. cultura de mentalidad existe a nivel grupal y organizacional”. Es fundamental para nuestro trabajo como líderes comprender que “La cultura de la mentalidad es tan poderosa que puede llegar a bloquear la mentalidad de crecimiento de un individuo.

A Cultura de crecimiento Fomenta la confianza y la motivación intrínseca, la orientación al proceso, la tolerancia al riesgo y la resiliencia.

A Cultura del genio Se caracteriza por saberlo todo, estatus, talento, competencia, orientación a las tareas, potencial y oportunidades limitadas y falta de confianza.

Cultura de crecimiento

Las culturas de crecimiento son lo que pensamos cuando hablamos de organizaciones de aprendizaje; cada día es una búsqueda del tesoro, con empleados que buscan ideas novedosas para mejorar productos y procesos. Las culturas del genio son principalmente Organizaciones inclinadasque se apoyan en el status quo o en cómo se hacían las cosas en el pasado para orientar sus esfuerzos actuales.

Una mentalidad fija no es del todo mala. Puede ser útil en algunas situaciones, pero debe moderarse con la humildad necesaria para ver otras perspectivas. Una mentalidad fija crónicamente limitará nuestra capacidad de ver las posibilidades en nosotros mismos y en los demás.

Los acontecimientos pueden desencadenar mentalidades fijas. El trabajo de los líderes es minimizar eso y enseñar a las personas a replantear los acontecimientos para fomentar una mentalidad de crecimiento. No es importante tener todas las respuestas, sino alentar a los demás a que las tengan. encontrar las respuestas.

Murphy sugiere que la situación y la cultura en la que nos encontramos a menudo desempeñan un “papel más importante en la formación de nuestro comportamiento que nuestro carácter”. Lamentablemente, esto es cierto, pero sí refleja una falta de carácter. El carácter nos obliga a hacer lo que sabemos que es correcto. a pesar de Nuestra situación y lo que quienes nos rodean puedan permitir. Dicho esto, debemos asegurarnos de que la cultura de la que somos responsables no coloque a las personas en una situación que las aliente a hacer concesiones. Los objetivos de desempeño y los incentivos mal pensados ​​pueden provocar precisamente eso.

Murphy identifica Cuatro áreas que son propensas a colocarnos en una mentalidad fija que debemos tener en cuenta: situaciones de evaluación, situaciones de alto esfuerzo, retroalimentación crítica y ver el éxito de los demás.

Cuando anticipamos una situación en la que los demás nos evaluarán, tendemos naturalmente a ponernos a la defensiva. Nos concentramos excesivamente en defender nuestro desempeño en lugar de mejorar nuestro pensamiento y comportamiento. Piense en contribuir y no en competir.

Las situaciones que requieren un gran esfuerzo exigen que apliquemos más esfuerzo, tiempo y atención que en el pasado. En una mentalidad fija, correlacionamos negativamente nuestras capacidades con el esfuerzo necesario para tener éxito. “Si tengo que trabajar tan duro, entonces no debo tener lo que se necesita para lograrlo”. Una mentalidad de crecimiento replantea la situación con la creencia de que se trata de un desafío que puede impulsarnos a aprender y descubrir el camino para alcanzar nuestras metas.

Murphy advierte: “Una mentalidad de crecimiento no se trata solo de esforzarse; es mucho más exigente y también mucho más expansiva. Cuando estamos en nuestra mentalidad de crecimiento, encontramos formas de aceptar los desafíos y jugar con la lucha que conllevan. Nos centramos en las posibilidades, probamos nuevas estrategias y experimentamos. Y lo hacemos de forma consciente y reflexiva”.

Al igual que en las situaciones de evaluación, cuando se trata de comentarios críticos, la mayoría de nosotros reaccionamos inicialmente con una mentalidad fija. Tendemos a tomarlos como algo personal, especialmente si son vagos y se expresan de manera crítica. Ahí es cuando debemos preguntarnos: “¿Quiero ser mejor, o sentir ¿mejor?”

Cuando nos encontramos en una mentalidad de crecimiento, nuestro aprendizaje y desarrollo son prioridades, por lo que constantemente prestamos atención a dónde estamos recalibrando nuestras percepciones y expectativas, afinando nuestra autoconciencia en estas áreas. Somos capaces de participar en un proceso de discernimiento más sutil cuando nos enfrentamos a comentarios críticos que cuando estamos en una mentalidad fija. Cuando recibimos comentarios que no se ajustan a donde creemos que estamos, estamos mejor equipados para evaluar su utilidad.

Cuando las personas actúan desde su propia mentalidad fija, sus comentarios no tienen como objetivo el crecimiento, sino que están más bien diseñados para que se sientan mejor con respecto a sus propios problemas. Incluso en esos casos, puedes encontrar joyas ocultas que te ayuden a comprender mejor la situación en la que te encuentras.

Los celos nos hacen adoptar una mentalidad fija. Al sentirnos amenazados, comenzamos a interiorizar razones por las que no podemos hacer lo que ellos hicieron o a asumir que son mejores que nosotros. Pensamos que el éxito está fuera de nuestro control. En este estado, no logramos ver lo que debemos hacer para lograr el éxito que buscamos.

Una cultura de crecimiento no nos cambiará de la noche a la mañana, pero nos brindará una perspectiva que nos permitirá ver mejor las posibilidades de otras formas de ser y funcionar. Un entorno en el que se prioriza el crecimiento moldea la manera en que le damos sentido al mundo que nos rodea y cómo podemos alcanzar nuestro potencial en él.

* * *

Siga con nosotros Instagram y X para obtener ideas adicionales sobre liderazgo y desarrollo personal.
* * *

Explora más

La cultura es el camino Netflix Patty McCord

Publicado por Michael McKinney a las 13:41


| Comentarios (0)
| Esta publicación trata sobre Cultura

Abrir chat
1
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola 👋
¿Cómo te puedo ayudar?
Seraphinite AcceleratorBannerText_Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.